La actividad física durante la COVID-19 se relaciona con el estado de ánimo

Revisamos tres estudios que muestran una relación entre la baja actividad física durante la COVID-19 con la ansiedad y la depresión, el potencial del ejercicio para mejorar la calidad del sueño en los adultos mayores, y cómo los niveles más altos de fitness y fuerza medidos objetivamente reducen las probabilidades de ansiedad y depresión.

El Informe sobre los beneficios del ejercicio para la salud es una serie de boletines y artículos en los que seleccionamos tres artículos revisados por expertos, resumimos las principales conclusiones y proporcionamos imágenes en las redes sociales para que las compartas con tu comunidad. Puede leer los artículos anteriores aquí.

La pandemia de COVID-19 puede mostrar signos de mejora en algunas áreas, pero mantener un estilo de vida físicamente activo sigue siendo un reto. Sabemos que el ejercicio es una medida clave para mantener una buena salud y bienestar físico y mental. La edición de este mes del Informe sobre los beneficios del ejercicio para la salud abarca:

  1. Un estudio que encuentra una relación entre la actividad física durante la pandemia de COVID-19 y la ansiedad y la depresión,
  2. Una revisión narrativa que discute el potencial del ejercicio como estrategia para mejorar el sueño en los adultos mayores, y
  3. Un estudio que muestra una asociación entre una mayor aptitud aeróbica y fuerza de agarre y menores probabilidades de sufrir síntomas de ansiedad y depresión.
HBER 03 22 21 Ancho de columna

Un mayor nivel de actividad física durante la COVID-19 se relaciona con menores niveles de ansiedad y depresión

La inactividad física era una preocupación mundial existente. A principios de 2020, las restricciones asociadas a la COVID-19 disminuyeron significativamente las oportunidades de actividad física en muchas partes del mundo, por ejemplo, cerrando centros de fitness y limitando el movimiento de la comunidad. Un estudio realizado en Brasil y publicado en BMC Salud Pública analizó las asociaciones entre las medidas de distanciamiento físico y los niveles de actividad y la relación entre el estado de ánimo y la actividad física, los ingresos y otros factores como la edad y el sexo. Los investigadores reclutaron a los participantes para que completaran un cuestionario a través de la publicidad en línea entre el 2 y el 12 de junio de 2020. En total, 2.140 personas rellenaron la encuesta, proporcionando información demográfica y respondiendo a preguntas sobre hábitos de actividad física, comportamientos de cuarentena y estado de ánimo.

Según los resultados, para muchos, la actividad física fue menor durante el periodo de distanciamiento social que antes: el 69% de los encuestados declararon niveles de actividad clasificados como "muy activos" antes del distanciamiento social, que descendieron al 39% con la incorporación del distanciamiento social. El número de personas que se mostraron insuficientemente activas o inactivas aumentó en un 147%. Aproximadamente el 30% de las personas declararon síntomas depresivos moderados o graves, y el 23,3% declararon síntomas de ansiedad moderados o graves en medio del distanciamiento social. Hubo vínculos estadísticamente significativos entre las puntuaciones de depresión y ansiedad y los niveles de actividad física más bajos, los ingresos mensuales más bajos y la edad, y los grupos de mayor edad y más jóvenes informaron de síntomas más significativos. Un número mayor de lo esperado de personas en la clasificación de "muy activos" informó de síntomas mínimos de depresión y de ausencia de ansiedad.

Una limitación fundamental de estos resultados es que la encuesta no preguntaba sobre la ansiedad o la depresión antes de la pandemia, por lo que no está claro si la institución de las restricciones de la COVID-19 afectó al estado de ánimo en comparación con antes, ni cómo lo hizo. Aunque, como señalan los autores, Brasil tenía niveles más altos de depresión en comparación con la incidencia global antes de la pandemia, estos resultados son coherentes con otros estudios que muestran niveles más altos de depresión en medio de la pandemia, y una asociación entre la actividad física y la salud mental, así como la ansiedad económica y la salud mental.

Los autores concluyen: "Teniendo en cuenta el drástico cambio de estilo de vida vinculado a la inactividad física y a todas las enfermedades no transmisibles asociadas a esta condición, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la obesidad, así como la importante asociación entre la inactividad física y las enfermedades mentales, está claro que las personas durante este periodo de distanciamiento social se vuelven mucho más vulnerables física y mentalmente, lo que afecta a su capacidad para combatir una posible infección por COVID-19. Por lo tanto, deben fomentarse los programas de actividad física, dado que respetan el distanciamiento social necesario para contener la propagación del SARS-CoV-2".

HBER 03 22 21 Ancho de columna2

El ejercicio puede ayudar a mejorar la calidad del sueño en los adultos mayores

Tanto la cantidad como la calidad del sueño pueden disminuir con la edad, y se estima que el insomnio podría afectar hasta al 25% de los adultos mayores. Existe un debate entre los científicos sobre el porqué de esta situación. Algunos creen que se debe a que las necesidades de sueño también disminuyen con la edad, mientras que otros lo atribuyen a la pérdida de la capacidad de obtener un sueño reparador. Sin embargo, las investigaciones parecen favorecer la necesidad de dormir a medida que envejecemos y sugieren que los problemas de sueño pueden ser el resultado de cambios fisiológicos que pueden dificultar al cerebro la producción de sueño reparador. Una revisión publicada en la revista Sleep and Breathing analiza los problemas de sueño en los adultos mayores y el uso potencial del ejercicio y otras intervenciones no farmacológicas para mejorar el sueño.

Los autores señalan un conjunto de pruebas que indican que el ejercicio de intensidad moderada es el más eficaz para mejorar los parámetros del sueño. Además, el sueño puede estar asociado con el rendimiento de la actividad física al día siguiente. La revisión destaca un estudio en el que participaron 11 mujeres y en el que se descubrió que la mejora del sueño puede fomentar la participación en el ejercicio al día siguiente. Las pruebas son menos claras cuando se trata de entrenamiento de resistencia solo. Las interacciones entre la actividad física y el sueño son complejas y pueden estar influidas por factores como

  • función inmunitaria,
  • la ansiedad,
  • calidad de vida,
  • la exposición a la luz solar, y
  • tiempo sedentario.

Dados los muchos otros beneficios de la actividad física para la salud física y mental, la investigación debe seguir explorando su potencial como herramienta para mejorar la calidad del sueño en los adultos mayores.

HBER 03 22 21 Ancho de columna3

Un mayor nivel de fitness y fuerza puede reducir las probabilidades de sufrir ansiedad

Los datos existentes apuntan a una relación entre la actividad física y la salud mental, pero muchos estudios se basan en medidas de actividad física autodeclaradas. Un estudio publicado en la revista BMC Medicine examinó la relación entre la aptitud cardiorrespiratoria y la fuerza de agarre, medidas objetivamente, y la salud mental. Los investigadores analizaron los datos de más de 152.000 participantes en un estudio de cohortes más extenso, basado en el Reino Unido.

Según los resultados, las probabilidades de depresión eran mayores en las personas con niveles de aptitud física y fuerza de agarre bajos y medios, en comparación con los altos. También existe una relación entre los niveles bajos de aptitud cardiorrespiratoria y fuerza de agarre y las probabilidades más altas de ansiedad. Cuando se combinan, las personas en la categoría más baja de fuerza de agarre y aptitud cardiovascular tenían casi el doble de probabilidades de depresión y 1,6 veces más probabilidades de ansiedad que las de las categorías más altas de aptitud y fuerza.

Este estudio subraya la importancia del movimiento en general y los beneficios de alcanzar niveles más altos de aptitud cardiorrespiratoria y fuerza muscular para beneficiar la salud mental. Según los autores del estudio, "este hallazgo pone de manifiesto la importancia de centrarse en múltiples componentes de la aptitud física y sus asociaciones con la salud mental."

Artículos y publicaciones relacionados

  • Una mayor actividad se asocia a un menor riesgo de eventos cardiovasculares

  • El ejercicio de resistencia reduce los síntomas de ansiedad en adultos jóvenes

  • El programa de ejercicio remitido por el médico proporciona beneficios para la salud

Avatar del autor

Alexandra Black Larcom @ihrsagetactive

Alexandra Black Larcom, MPH, RD, LDN, es la Gerente Senior de Promoción de la Salud y Políticas de Salud de IHRSA. Pasa sus días trabajando en recursos y proyectos que ayudan a los clubes de IHRSA a ofrecer programas de salud eficaces en sus comunidades, y a convencer a los legisladores de que las políticas que promueven el ejercicio son una excelente idea. Fuera de la oficina, lo más probable es que encuentres a Alex en el gimnasio, corriendo por el río Charles o, en otoño, junto a un televisor animando a los Gators de Florida.